El Gobierno Canario recurre la Ley de Costas ante el TC

El Gobierno Canario recurre la Ley de Costas ante el TC
El consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, ha confirmado al Consejo de Gobierno la presentación de un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley 2/2013, de 29 de mayo, de protección y uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1998, de 28 de julio, de costas.
Tal y como había ordenado el Gobierno, los servicios jurídicos de la comunidad autónoma han interpuesto el citado recurso ante el Tribunal Constitucional, “contra una Ley que invade competencias de otras administraciones e impulsa la desigualdad de trato de unos ciudadanos frente a otros”.
Noticia original

Gibraltar.- España no plantea un impuesto en la Verja, sino una tasa de congestión "plenamente compatible" en la UE

Gibraltar.- España no plantea un impuesto en la Verja, sino una tasa de congestión "plenamente compatible" en la UE

20 de agosto de 2013

Frontera Gibraltar

Exteriores recuerda que otros países de la UE, entre ellos Reino Unido, han puesto en marcha este sistema en sus territorios

El Gobierno de España no está estudiando establecer una tasa o impuesto en la frontera con Gibraltar, sino que está analizando la introducción de “una posible tasa por congestión en la Línea de la Concepción”, que “será plenamente compatible con las normas comunitarias”, ha informado a Europa Press un portavoz del Ministerio de Asuntos exteriores.

Según ha indicado este portavoz, la tasa de congestión que el Gobierno está estudiando se basa en el sistema de imposición de “peajes a los usuarios de una red particular de transportes en los periodos o áreas de demanda máxima para reducir la congestión del tráfico”.

Se trataría ahora de introducir este sistema en la Línea de la Concepción, debido “al gran aumento de tráfico que se registra” en esta localidad y “los efectos que ello tiene sobre el medio ambiente y sobre las condiciones de vida de sus habitantes”.

El Gobierno está analizando la “compatibilidad” de esta posible tasa de congestión con la normativa comunitaria, si bien considera que “es posible” porque ya se ha puesto en marcha en otras ocasiones por parte de otros países de la Unión Europea.

En concreto, según las fuentes consultadas, la primera vez que se aplicó un sistema de esta naturaleza por parte de un Estado miembro de la UE fue en 2003 en Londres y después de esta experiencia, que resultó “positiva”, se introdujo en otras ciudadades europeas.

De cualquier forma, Exteriores asegura que la propuesta que presentará España “será en todo caso plenamente compatible con las normas comunitarias, especialmente las que se refieren a la libre circulación de personas, mercancías, servicios y capitales”.

Al margen de esto, el Gobierno está analizando también “diversos mecanismos que favorezcan el desarrollo económico del Campo de Gibraltar, con especial atención al sector pesquero afectado por las últimas medidas adoptadas por las autoridades de Gibraltar”.

LA COMISIÓN EUROPEA SÍ VERÍA POSIBLE EL PEAJE EN CARRETERAS

La Comisión Europea no se había pronunciado hasta ahora sobre la idea de cobrar un impuesto o peaje de 50 euros por cruzar la frontera con Gibraltar, argumentando que no existía una propuesta formal por parte de España, aunque este lunes ha dejado claro que una medida de este corte sería “ilegal”, porque contravendría las normas de la Unión Europea, según ha explicado en una rueda de prensa un portavoz comunitario, Olivier Bailly.

Sin embargo, otras fuentes comunitarias han matizado que sí podría fijarse un peaje en las carreteras que dan acceso a la frontera, como ya ocurre en algunos países, porque no existiría una relación directa entre el cobro de la tasa y el paso fronterizo.

Noticia original

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

25 de febrero de 2013

Fachada del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha considerado un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio después sufrir episodios de “ansiedad”, que los médicos asociaron a las condiciones que sufría en la empresa tras participar en una jornada de huelga en el año 2007.

La Sala de lo Social ha ratificado la decisión tanto del Juzgado de lo Social nº8 de Sevilla, como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que entendían que las prestaciones de viudedad y orfandad “derivan de un accidente de trabajo”.

Así, el alto tribunal ha dado la razón a la viuda del fallecido que demandó a la Mutua FREMAP, Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM), Tesorería General de la Seguridad Social e Instituto Nacional de Seguridad Social, que consideraban que las prestaciones derivaban de un “accidente no laboral”.

En mayo de 2007 el fallecido José Luis A.F. fue detenido por la policía cuando se disponía a secundar una huelga de trabajadores de la empresa de transportes en la que trabajaba. Aunque José Luis A.F. fue imputado por estos hechos, no fue reconocido por ningún testigo y se acabó archivando la causa penal.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

Asimismo, la empresa decidió abrirle un expediente disciplinario, que cerró en 2009 como consecuencia del archivo del procedimiento penal, que no se le pudo notificar porque ya había fallecido.

Durante el tiempo en el que se tramitaban las causas en su contra, José Luis A.F. inició un proceso de “incapacidad temporal” por un estado de ansiedad. Tanto esta dolencia, como los problemas digestivos que padecía fueron asociados por los médicos a “la situación de estrés que padecía debido a la imputación en el procedimiento penal y a la situación en la empresa”.

En varias ocasiones, José Luis A.F. pidió a la empresa incorporase al turno de mañana “por motivos de salud” y se le denegó al no estar “suficientemente justificada” la solicitud. En noviembre de 2008, José Luis A.F. falleció en su “propio domicilio”. MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS)

Noticia original

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

25 de febrero de 2013

Fachada del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha considerado un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio después sufrir episodios de “ansiedad”, que los médicos asociaron a las condiciones que sufría en la empresa tras participar en una jornada de huelga en el año 2007.

La Sala de lo Social ha ratificado la decisión tanto del Juzgado de lo Social nº8 de Sevilla, como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que entendían que las prestaciones de viudedad y orfandad “derivan de un accidente de trabajo”.

Así, el alto tribunal ha dado la razón a la viuda del fallecido que demandó a la Mutua FREMAP, Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM), Tesorería General de la Seguridad Social e Instituto Nacional de Seguridad Social, que consideraban que las prestaciones derivaban de un “accidente no laboral”.

En mayo de 2007 el fallecido José Luis A.F. fue detenido por la policía cuando se disponía a secundar una huelga de trabajadores de la empresa de transportes en la que trabajaba. Aunque José Luis A.F. fue imputado por estos hechos, no fue reconocido por ningún testigo y se acabó archivando la causa penal.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

Asimismo, la empresa decidió abrirle un expediente disciplinario, que cerró en 2009 como consecuencia del archivo del procedimiento penal, que no se le pudo notificar porque ya había fallecido.

Durante el tiempo en el que se tramitaban las causas en su contra, José Luis A.F. inició un proceso de “incapacidad temporal” por un estado de ansiedad. Tanto esta dolencia, como los problemas digestivos que padecía fueron asociados por los médicos a “la situación de estrés que padecía debido a la imputación en el procedimiento penal y a la situación en la empresa”.

En varias ocasiones, José Luis A.F. pidió a la empresa incorporase al turno de mañana “por motivos de salud” y se le denegó al no estar “suficientemente justificada” la solicitud. En noviembre de 2008, José Luis A.F. falleció en su “propio domicilio”. MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS)

Noticia original

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

25 de febrero de 2013

Fachada del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha considerado un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio después sufrir episodios de “ansiedad”, que los médicos asociaron a las condiciones que sufría en la empresa tras participar en una jornada de huelga en el año 2007.

La Sala de lo Social ha ratificado la decisión tanto del Juzgado de lo Social nº8 de Sevilla, como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que entendían que las prestaciones de viudedad y orfandad “derivan de un accidente de trabajo”.

Así, el alto tribunal ha dado la razón a la viuda del fallecido que demandó a la Mutua FREMAP, Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM), Tesorería General de la Seguridad Social e Instituto Nacional de Seguridad Social, que consideraban que las prestaciones derivaban de un “accidente no laboral”.

En mayo de 2007 el fallecido José Luis A.F. fue detenido por la policía cuando se disponía a secundar una huelga de trabajadores de la empresa de transportes en la que trabajaba. Aunque José Luis A.F. fue imputado por estos hechos, no fue reconocido por ningún testigo y se acabó archivando la causa penal.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

Asimismo, la empresa decidió abrirle un expediente disciplinario, que cerró en 2009 como consecuencia del archivo del procedimiento penal, que no se le pudo notificar porque ya había fallecido.

Durante el tiempo en el que se tramitaban las causas en su contra, José Luis A.F. inició un proceso de “incapacidad temporal” por un estado de ansiedad. Tanto esta dolencia, como los problemas digestivos que padecía fueron asociados por los médicos a “la situación de estrés que padecía debido a la imputación en el procedimiento penal y a la situación en la empresa”.

En varias ocasiones, José Luis A.F. pidió a la empresa incorporase al turno de mañana “por motivos de salud” y se le denegó al no estar “suficientemente justificada” la solicitud. En noviembre de 2008, José Luis A.F. falleció en su “propio domicilio”. MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

25 de febrero de 2013

Fachada del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha considerado un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio después sufrir episodios de “ansiedad”, que los médicos asociaron a las condiciones que sufría en la empresa tras participar en una jornada de huelga en el año 2007.

La Sala de lo Social ha ratificado la decisión tanto del Juzgado de lo Social nº8 de Sevilla, como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que entendían que las prestaciones de viudedad y orfandad “derivan de un accidente de trabajo”.

Así, el alto tribunal ha dado la razón a la viuda del fallecido que demandó a la Mutua FREMAP, Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM), Tesorería General de la Seguridad Social e Instituto Nacional de Seguridad Social, que consideraban que las prestaciones derivaban de un “accidente no laboral”.

En mayo de 2007 el fallecido José Luis A.F. fue detenido por la policía cuando se disponía a secundar una huelga de trabajadores de la empresa de transportes en la que trabajaba. Aunque José Luis A.F. fue imputado por estos hechos, no fue reconocido por ningún testigo y se acabó archivando la causa penal.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

Asimismo, la empresa decidió abrirle un expediente disciplinario, que cerró en 2009 como consecuencia del archivo del procedimiento penal, que no se le pudo notificar porque ya había fallecido.

Durante el tiempo en el que se tramitaban las causas en su contra, José Luis A.F. inició un proceso de “incapacidad temporal” por un estado de ansiedad. Tanto esta dolencia, como los problemas digestivos que padecía fueron asociados por los médicos a “la situación de estrés que padecía debido a la imputación en el procedimiento penal y a la situación en la empresa”.

En varias ocasiones, José Luis A.F. pidió a la empresa incorporase al turno de mañana “por motivos de salud” y se le denegó al no estar “suficientemente justificada” la solicitud. En noviembre de 2008, José Luis A.F. falleció en su “propio domicilio”. MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS)

Noticia original

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

25 de febrero de 2013

Fachada del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha considerado un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio después sufrir episodios de “ansiedad”, que los médicos asociaron a las condiciones que sufría en la empresa tras participar en una jornada de huelga en el año 2007.

La Sala de lo Social ha ratificado la decisión tanto del Juzgado de lo Social nº8 de Sevilla, como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que entendían que las prestaciones de viudedad y orfandad “derivan de un accidente de trabajo”.

Así, el alto tribunal ha dado la razón a la viuda del fallecido que demandó a la Mutua FREMAP, Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM), Tesorería General de la Seguridad Social e Instituto Nacional de Seguridad Social, que consideraban que las prestaciones derivaban de un “accidente no laboral”.

En mayo de 2007 el fallecido José Luis A.F. fue detenido por la policía cuando se disponía a secundar una huelga de trabajadores de la empresa de transportes en la que trabajaba. Aunque José Luis A.F. fue imputado por estos hechos, no fue reconocido por ningún testigo y se acabó archivando la causa penal.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

Asimismo, la empresa decidió abrirle un expediente disciplinario, que cerró en 2009 como consecuencia del archivo del procedimiento penal, que no se le pudo notificar porque ya había fallecido.

Durante el tiempo en el que se tramitaban las causas en su contra, José Luis A.F. inició un proceso de “incapacidad temporal” por un estado de ansiedad. Tanto esta dolencia, como los problemas digestivos que padecía fueron asociados por los médicos a “la situación de estrés que padecía debido a la imputación en el procedimiento penal y a la situación en la empresa”.

En varias ocasiones, José Luis A.F. pidió a la empresa incorporase al turno de mañana “por motivos de salud” y se le denegó al no estar “suficientemente justificada” la solicitud. En noviembre de 2008, José Luis A.F. falleció en su “propio domicilio”. MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS)

Noticia original

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

25 de febrero de 2013

Fachada del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha considerado un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio después sufrir episodios de “ansiedad”, que los médicos asociaron a las condiciones que sufría en la empresa tras participar en una jornada de huelga en el año 2007.

La Sala de lo Social ha ratificado la decisión tanto del Juzgado de lo Social nº8 de Sevilla, como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que entendían que las prestaciones de viudedad y orfandad “derivan de un accidente de trabajo”.

Así, el alto tribunal ha dado la razón a la viuda del fallecido que demandó a la Mutua FREMAP, Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM), Tesorería General de la Seguridad Social e Instituto Nacional de Seguridad Social, que consideraban que las prestaciones derivaban de un “accidente no laboral”.

En mayo de 2007 el fallecido José Luis A.F. fue detenido por la policía cuando se disponía a secundar una huelga de trabajadores de la empresa de transportes en la que trabajaba. Aunque José Luis A.F. fue imputado por estos hechos, no fue reconocido por ningún testigo y se acabó archivando la causa penal.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

Asimismo, la empresa decidió abrirle un expediente disciplinario, que cerró en 2009 como consecuencia del archivo del procedimiento penal, que no se le pudo notificar porque ya había fallecido.

Durante el tiempo en el que se tramitaban las causas en su contra, José Luis A.F. inició un proceso de “incapacidad temporal” por un estado de ansiedad. Tanto esta dolencia, como los problemas digestivos que padecía fueron asociados por los médicos a “la situación de estrés que padecía debido a la imputación en el procedimiento penal y a la situación en la empresa”.

En varias ocasiones, José Luis A.F. pidió a la empresa incorporase al turno de mañana “por motivos de salud” y se le denegó al no estar “suficientemente justificada” la solicitud. En noviembre de 2008, José Luis A.F. falleció en su “propio domicilio”. MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS)

Noticia original

El Tribunal Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador que se suicidó en su domicilio

25 de febrero de 2013

Fachada del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo ha considerado un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio después sufrir episodios de “ansiedad”, que los médicos asociaron a las condiciones que sufría en la empresa tras participar en una jornada de huelga en el año 2007.

La Sala de lo Social ha ratificado la decisión tanto del Juzgado de lo Social nº8 de Sevilla, como del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que entendían que las prestaciones de viudedad y orfandad “derivan de un accidente de trabajo”.

Así, el alto tribunal ha dado la razón a la viuda del fallecido que demandó a la Mutua FREMAP, Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM), Tesorería General de la Seguridad Social e Instituto Nacional de Seguridad Social, que consideraban que las prestaciones derivaban de un “accidente no laboral”.

En mayo de 2007 el fallecido José Luis A.F. fue detenido por la policía cuando se disponía a secundar una huelga de trabajadores de la empresa de transportes en la que trabajaba. Aunque José Luis A.F. fue imputado por estos hechos, no fue reconocido por ningún testigo y se acabó archivando la causa penal.

EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

Asimismo, la empresa decidió abrirle un expediente disciplinario, que cerró en 2009 como consecuencia del archivo del procedimiento penal, que no se le pudo notificar porque ya había fallecido.

Durante el tiempo en el que se tramitaban las causas en su contra, José Luis A.F. inició un proceso de “incapacidad temporal” por un estado de ansiedad. Tanto esta dolencia, como los problemas digestivos que padecía fueron asociados por los médicos a “la situación de estrés que padecía debido a la imputación en el procedimiento penal y a la situación en la empresa”.

En varias ocasiones, José Luis A.F. pidió a la empresa incorporase al turno de mañana “por motivos de salud” y se le denegó al no estar “suficientemente justificada” la solicitud. En noviembre de 2008, José Luis A.F. falleció en su “propio domicilio”. MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS)