La Audiencia de Huelva absuelve a Juan José Cortés de un delito de homicidio en grado de tentativa

La Audiencia de Huelva absuelve a Juan José Cortés de un delito de homicidio en grado de tentativa

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva ha absuelto a Juan José Cortés de los delitos de homicidio en grado de tentativa, de tenencia ilícita de armas y de amenazas de los que estaba acusado por su presunta participación en un tiroteo en septiembre de 2011 en la barriada de El Torrejón, en Huelva. La sentencia absuelve también a su padre y a sus dos hermanos, juzgados por los mismos hechos.

El único condenado, a siete meses de prisión y una multa de 150 euros, ha sido un cuñado de Cortés, quien en el juicio se confesó autor y responsable del tiroteo.

El tribunal considera que no ha quedado probado que los miembros de la familia Cortes participaran en el tiroteo que tuvo lugar en la barriada de El Torrejón. Por el contrario, considera que el cuñado de la familia si participó en dichos hechos, por lo que se le condena a siete meses de prisión por un delito de amenazas, tenencia ilícita de armas y una falta lesiones.

Noticia original

Casi medio millón de preferentistas reclaman a las nacionalizadas 6.757 millones a través del arbitraje

Casi medio millón de preferentistas reclaman a las nacionalizadas 6.757 millones a través del arbitraje

30 de septiembre de 2013

Fachada del edificio de la sede Bankia

Casi medio millón de titulares de participaciones preferentes y deuda subordinada de las entidades bancarias nacionalizadas –Bankia, NCG Banco y Catalunya Caixa– han reclamado 6.757 millones de euros a través del arbitraje, y más de 60.000 de ellos ya han recuperado 530 millones de inversión.

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Así consta en el primer informe trimestral remitido al Congreso por la Comisión de Seguimiento de Instrumentos Híbridos de Capital y Deuda Subordinada, creada por el Gobierno en el decreto ley de Protección a los titulares de determinados productos de ahorro e inversión, que fue aprobado el pasado mes de marzo y que, entre otras medidas, autorizaba el arbitraje para ciertos casos.

Al inicio del proceso, las tres entidades que han sido objeto de un rescate total sumaban 9.772 millones de euros en emisiones de instrumentos híbridos de capital y de deuda subordinada cuyos tenedores tienen derecho a solicitar el sometimiento a un arbitraje. En concreto, Bankia tenía 6.231 millones emitidos entre 294.905 personas, NCG tenía 1.832 millones entre 116.660 ciudadanos y Catalunya Caixa contaba con 1.709 millones entre 122.858 tenedores.

PRIMERO EN GALICIA

Para muchos de estos clientes se abrió la puerta a acogerse al arbitraje, renunciando en este caso a recurrir a la vía judicial posteriormente. El primer procedimiento se abrió en NCG en julio del año pasado, y a él se remitieron 106.840 titulares (80% del total) por 1.450 millones de euros.

Hasta el 19 de julio pasado, cuando está fechado el informe, el experto independiente había analizado ya todas las solicitudes y había admitido 62.503, de las cuales 43.990 ya han recibido un laudo positivo por valor de 367 millones de euros.

En Catalunya Caixa las solicitudes de arbitraje comenzaron a registrarse el 11 de octubre de 2012 y sumaron un total de 118.131 por un importe de 1.399 millones de euros. Hasta julio, el experto había admitido ya 20.276 reclamaciones, de las cuales 12.055 ya cuentan con laudo positivo por un valor de 145 millones de euros.

Bankia fue la última entidad en poner en marcha este proceso, el pasado 18 de abril, lo que junto con el mayor volumen de afectados hace que el procedimiento vaya algo más retrasado y se vaya a concluir más tarde.

En concreto, 247.795 titulares minoristas o no profesionales de preferentes han reclamado extrajudicialmente por un importe de 3.908 millones de euros, y 78.114 de las solicitudes ya han sido admitidas. De ellas, se habían resuelto a 19 de julio un total de 4.268 casos de forma favorable al cliente por un importe de 18 millones de euros, si bien la Comisión de Seguimiento recuerda que “un porcentaje muy elevado de las solicitudes se encuentran todavía en fase de estudio”.

VÍA JUDICIAL

Sin embargo, otros 6.487 afectados por la mala comercialización de estos productos financieros han recurrido a la vía judicial para intentar recuperar su dinero, reclamando la devolución de más de 435 millones de euros. Hasta julio, 491 demandantes ya habían tenido una sentencia favorable en sus reclamaciones por valor de 22,75 millones de euros.

En concreto, los titulares de estos productos de Bankia habían presentado 3.441 demandas judiciales por un importe de 269,73 millones de euros. De ellas, sólo 196 habían sido ya resueltas en ese momento, doce de ellas por desestimiento del demandante (919.821 euros). Mientras, 21 de las sentencias han sido favorables a la entidad por 1,75 millones de euros, mientras que las restantes 163 fueron favorables a los clientes, por valor de 10,51 millones de euros.

Por su parte, en el periodo recogido en el informe se habían presentado 2.229 demandas por parte de preferentistas de NCG por un importe total de 130 millones de euros. De ellas, 244 ya habían sido resueltas, 78 de ellas por desestimiento del cliente, por un valor de 2,64 millones de euros. Las sentencias favorables a la entidad fueron dos, por 196.000 euros, mientras que los clientes ganaron 164 de las reclamaciones, por 7,06 millones de euros.

En cuanto a Catalunya Caixa, se han recibido 817 reclamaciones judiciales por un importe de 36 millones de euros. De ellas, 185 ya han concluido su tramitación, quince por desestimiento de los clientes. La entidad ha conseguido fallos favorables en seis casos, por 69.573 euros, mientras que las restantes 164 fueron a favor del cliente, por 5,17 millones de euros.

 

Noticia original

Las exportaciones españolas registran nuevo máximo de enero a julio

Las exportaciones españolas registran nuevo máximo de enero a julio

En los siete primeros meses de 2013, las exportaciones registraron un crecimiento interanual de 7,0% y alcanzaron un nuevo máximo en la serie histórica de 138.583,0 millones de euros (desde que hay registros, 1971). Este ritmo exportador es casi el doble del registrado en el mismo periodo de 2012 (+3,7%). Por el contrario, las importaciones cayeron un 3,1%  (hasta los 145.194,1 millones de euros). En términos reales, las exportaciones crecieron un 6,6% interanual (los precios de las exportaciones, aproximados por los índices de valores unitarios, crecieron un 0,3%) y las importaciones registraron una ligera subida de 0,9% interanual (los precios de las importaciones bajaron un 4%).

 

La balanza comercial registró entre enero-julio un déficit de 6.611,1 millones de euros, un 67,5% inferior y aproximadamente un tercio del nivel registrado en el mismo periodo de 2012 (-20.334,1 millones de euros). La tasa de cobertura se situó en el 95,5%, es decir, 9,1 puntos más que la registrada en el mismo periodo del año pasado (86,4%).

 

El saldo no energético arrojó un superávit de 17.839,0 millones de euros, casi el triple del nivel del mismo periodo de 2012 (6.741,9 millones de euros en enero-julio del año pasado). Al mismo tiempo, de enero a julio de 2013 tuvo lugar una reducción del déficit energético del 9,7%.

 

La búsqueda de mercados no tradicionales está resultando en un avance sustancial de las exportaciones a destinos no comunitarios, que  registraron un aumento del 12,9% y ya representan el 38,2% del total.  Entre éstos, destacaron las exportaciones a Oriente Medio (3,6% del total, con un crecimiento del 41,4%) y África (7,1% del total, con un avance del 15,3%).

 

Las exportaciones a la Unión Europea siguen reduciendo su participación en el total hasta el 61,8%, así como a la zona euro (48,3% del total), por el intenso crecimiento de las exportaciones a otros destinos. No obstante, nuestras ventas a estos países avanzaron un 3,6% y un 2,0% respectivamente en términos interanuales.

 

Así, el superávit comercial con la UE prácticamente se dobló: alcanzó en enero-julio de 2013 los 12.205,6 millones de euros (7.203,1 millones de euros en enero-julio 2012). El superávit con la zona euro también se multiplicó casi por dos, pasando de 4.684,6 millones de euros en enero-julio 2012 a 7.502,1 millones de euros en el mismo periodo de 2013.

 

El déficit comercial con áreas extracomunitarias se situó en 18.816,6 millones de euros (un 31,7% menor que en enero-julio de 2012). Cabe destacar la reducción del 23,3% del déficit comercial con Asia, hasta los 12.732,3 millones de euros. En particular, la reducción del déficit con Oriente Medio desde 3.768,6 millones hasta los 1.090,5 millones de euros y el superávit comercial con Oceanía, 1.099,3 millones de euros en enero-julio de 2013.

 

Los principales sectores en términos de peso sobre las exportaciones totales fueron bienes de equipo (cuyas exportaciones representaron el 21,1% del total y crecieron a una tasa del 15,8% interanual), alimentos (14,9% del total, crecimiento del 5,9%) y automóvil (14,5% del total, crecimiento del 5,7%).

 

Se afianza así la contribución al crecimiento de las exportaciones de sectores con contenido tecnológico medio-alto, ya que destacaron los sectores de bienes de equipo y, a notable distancia, productos químicos, alimentos y manufacturas de consumo. Por subsectores, las principales contribuciones fueron las de material de transporte y maquinaria para la industria.

 

En comparación con otras áreas geográficas, el avance de del 7% de las exportaciones españolas de mercancías destaca especialmente frente a los retrocesos registrados en la zona euro (-0,3%) y algunos de nuestros principales socios comerciales. En concreto, las exportaciones de Francia retrocedieron un 1,4% y las de Alemania, un 0,5%. Las del conjunto de la Unión Europea avanzaron tan sólo un 1,1%, las de Italia, un 0,1% y las de Reino Unido, un 0,6%. Fuera de la UE, las exportaciones de Japón aumentaron un 5,3% y las de Estados Unidos lo hicieron un 1,6%.

 

Julio de 2013

En julio las exportaciones avanzaron un 1,3%, hasta los 19.860,8 millones de euros,  el volumen más alto en un mes de julio desde que existen registros (1971). Por el contrario, las importaciones cayeron un 3%, hasta los 20.647,5 millones de euros. En términos reales, las exportaciones se mantuvieron constantes respecto a julio de 2013,  creciendo sus precios un 1,4%. Por su parte, las importaciones registraron una caída de 0,6% interanual en términos reales, descendiendo sus precios en un 2,3%.

 

En consecuencia, la balanza comercial registró en julio de 2013 un déficit de 786,7 millones de euros, un 53,5% menos que el  mismo mes de 2012 (-1.692,6 millones de euros). La tasa de cobertura se situó en el 96,2%, 4,1 puntos por encima de la del mismo mes de 2012 (92,1%).

 

El saldo no energético arrojó un superávit de 2.620,6 millones de euros, un 60,2% superior al de julio de 2012 (1.635,9 millones de euros) y se produjo un incremento del déficit energético del 2,4%, hasta 3.407,2 millones de euros.

 

Las exportaciones españolas siguen buscando afianzarse en destinos no comunitarios, que representaron un 41,1% del total y crecieron un 8,2% respecto a los valores del mismo mes de 2012 (cuando representaron el 38,7%). Entre éstos, destacaron las exportaciones a América Latina, que suponen un 7,5% del total, y tuvieron un crecimiento del 28,2% y Oriente Medio, 4,1% del total, con un aumento del 41,4%.

 

La todavía débil recuperación europea explica la caída del peso de esta región como destino de nuestras ventas hasta el 58,9% del total, frente a 61,3% en julio de 2012. Ello es resultado de una caída del 3% de las exportaciones a la Unión Europea y sobre todo, a la zona euro, donde descendieron un 4,7%.

 

En el mes de julio tienen una especial contribución nuestras exportaciones al Reino Unido (por el incremento de las exportaciones de aparatos eléctricos y equipos generadores de fuerza), a Brasil (por las ventas de petróleo y derivados), y a Bulgaria (muy asociado al incremento de las exportaciones de cobre).

 

Los superávits comerciales con la Unión Europea y la zona euro alcanzaron respectivamente 1.584,4 millones de euros (1.560,9 millones en julio 2012) y 1.174,0 millones de euros (1.163,2 millones en julio 2012). Con ambas zonas se ha mantenido un superávit comercial de manera ininterrumpida desde enero de 2012.

 

El déficit comercial con países no comunitarios (2.371 millones de euros) disminuyó un 27,1% respecto a julio de 2012. Destaca en especial la reducción del déficit de un 20,8% con Asia, sobre todo por el menor déficit con Oriente Medio y el continuado superávit comercial con Oceanía desde diciembre de 2010, que alcanza 184,4 millones de euros en julio de 2013.

 

Los principales sectores en términos de peso sobre las exportaciones totales fueron bienes de equipo (cuyas exportaciones representaron el 20,6% del total y crecieron a una tasa del 0,8% interanual), productos químicos (14,8% del total, crecimiento del 5,7%), automóvil (14,3% del total, crecimiento del 4,9%), y alimentos (14,2% del total, crecimiento del 1,4%).

 

Así, en el mes de julio las contribuciones más importantes al crecimiento de las exportaciones provinieron de los sectores de productos químicos y semimanufacturas no químicas. Por subsectores, cabe destacar las contribuciones positivas de las de otras semimanufacturas (sobre todo por las exportaciones de materiales de construcción, en concreto el vidrio) y medicamentos.

 

En comparación con otras áreas geográficas, el aumento del 1,3% de las exportaciones españolas fue superior al de Francia (sus exportaciones crecieron un 0,4%) Alemania, (0,0%) y Reino Unido (- 2,4%). El avance español fue similar al de la zona euro (+1,2%), y solo algo inferior al de la Unión Europea en su conjunto (2,1%). Fuera de la UE, las exportaciones de Japón aumentaron un 12,2% y las de Estados Unidos lo hicieron un 5,1%.

 

Ver informe completo 

Noticia original

Un juzgado de Celanova anula contratos de 450.000 euros en preferentes firmados por una pareja de emigrantes en paro

Un juzgado de Celanova anula contratos de 450.000 euros en preferentes firmados por una pareja de emigrantes en paro

13 de septiembre de 2013

Preferentes

OURENSE, 12 Sep. (EUROPA PRESS) – El juzgado de primera instancia número 1 de Celanova declaró la nulidad de varios contratos de adquisición de participaciones preferentes, tanto en Caixa Galicia como en Caixanova, de un matrimonio de emigrantes que se encuentra en paro actualmente y que asignó 450.000 euros a lo que creían que era un depósito fijo.

El matrimonio denunció esta situación en el juzgado de Celanova en abril de 2013, según la sentencia que dio a conocer en rueda de prensa el abogado de Ourense Jesús Garriga. Tras una vista previa con la entidad, se celebró el juicio el pasado día 9 de julio de 2013.

Los afectados reclamaron la nulidad de dos contratos de 2004, otros dos de 2010 y otros tantos de 2011, “cuando existía una preocupante situación económica en la entidad”. Según recoge la sentencia, este aspecto no fue explicado al cliente, pese a ser “una cuestión esencial que afectaba a la viabilidad del producto”.

La jueza dedica la mitad de las 28 páginas de su sentencia a explicar la evolución de la legislación y las regulaciones del sector bancario, en relación a la adquisición de preferentes y subordinadas, para luego considerar acreditado, entre otras cosas, que los dos compradores únicamente cursaron estudios primarios y que se encuentran sin trabajo retribuido ahora.

OBRERO CALIFICADO COMO PROFESIONAL LIBERAL

Según la jueza, el marido emigró a Suiza en los años 80, donde trabajó como “obrero cualificado” y volvió a España en 2008, por lo que “se trata de un cliente con poca práctica bancaria”.

Por ello, debería ser incluido en el grupo de clientes “minoristas”, que “merecen y deben ser dotados de una mayor protección”. De hecho, según refiere en su auto, para ellos “la Ley del mercado de valores exige un comportamiento, por parte de la entidad, absolutamente diligente y transparente, cuidando sus intereses como si fuesen propios”.

No obstante, la jueza considera evidenciado “un absoluto desprecio de la entidad bancaria a la hora de cumplir con las obligaciones que la legislación del mercado de valores le impone”.

En este sentido, alude al “test de coveniencia” que la entidad “pretende dar por bueno” y lo considera “cuando menos, sonrojante”. Y es que, como indica, por los términos en los que está redactado, “un semoviente –ser con movimiento o cualquier animal– podría haberse calificado como idóneo para la comercialización del producto”.

Además ve “palmario” que se clasifique en la entidad como profesional liberal “a alguien con estudios primarios que ha ocupado su vida laboral como obrero”.

CONTRATO PARA DEPÓSITO FIJO

Este vecino de Celanova, según la sentencia, contrató un producto “en la creencia errónea” de que se trataba de un depósito a plazo fijo y, aunque reconoció su firma estampada en el documento. “no lo leyó porque se fió de la persona que se lo ofreció, debido a la relación de confianza existente”.

Para la jueza, el firmante no puede darse por no informado, al haber estampado su firma, pero “otra cosa es si la información del tríptico es suficiente y, al estar ante clientes calificados como minoristas, la entidad tiene el máximo deber de protección”.

Precisamente, al respecto refiere que “esos deberes no se colman” y que “llama la atención la resistencia del banco a conceptuar lo que los clientes están comprando, pues se describen a grandes rasgos sólo algunas de sus características”.

NULIDAD DEL CONTRATO

En esta circunstancia, la sentencia atiende íntegramente la petición de nulidad de los denunciantes, no sólo por los contratos de adquisición de preferentes, sino también de los de administración de valores.

Por ello, la entidad demandada –resultante de la fusión de las extintas cajas gallegas– debe abonarles la cantidad que resulte de restar el importe de las participaciones preferentes y la cantidad que recibieron por intereses, y debe sumarles los intereses legales de la cuantía resultante.

A mayores, Novagalicia Banco debe abonar las costas del proceso legal y tiene 20 días para recurrir la sentencia.

Noticia original

Un juzgado de Valencia anula una multa de la campaña ‘No quiero pagar’

Un juzgado de Valencia anula una multa de la campaña ‘No quiero pagar’

9 de septiembre de 2013

Peaje autopista

La juez determina que la señalización establece la obligación de detenerse en el peaje, pero “no de detenerse y pagar”

BARCELONA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) – El juzgado de lo contencioso-administrativo número nueve de Valencia ha anulado una multa de 100 euros impuesta a un ciudadano por no pagar un peaje en el marco de la campaña ‘No vull pagar’ (‘No quiero pagar’).

En una sentencia con fecha del 31 de julio a la que ha tenido acceso Europa Press, la juez determina que la señalización establece la obligación de detenerse en el peaje, pero “no de detenerse y pagar el peaje”.

Por ello, sostiene que “no hay motivo para pensar que el recurrente no respetara la señal de detenerse”, con lo que anula la sanción y condena a la parte demandada –la Jefatura Provincial de Tráfico de Valencia– a pagar las costas del juicio.

La multa había sido recurrida por la abogada Anna Oliver, coordinadora de Solidaritat Catalana del País Valenciano y miembro de la ejecutiva nacional del partido, según ha informado éste en un comunicado este domingo.

El movimiento ‘No vull pagar’, que defiende el impago de los peajes en Cataluña, registraba en marzo 100.000 casos de impago y mantenía abiertos procesos sancionadores en 20.000 de ellos, según la la ‘Plataforma Catalunya Diu Prou’.

Noticia original

El exempleado de caja del PP: "Yo no conozco otra contabilidad que la oficial, ni otros apuntes ni nada"

El exempleado de caja del PP: "Yo no conozco otra contabilidad que la oficial, ni otros apuntes ni nada"

4 de septiembre de 2013

Audiencia Nacional

El exempleado de caja Antonio Ortiz aseguró ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que la “única” contabilidad que conoció en el partido, en el que sigue trabajando, es la que archivó durante más de una década y que fue la remitida al Tribunal de Cuentas. “Yo no conozco otra contabilidad, ni otros apuntes ni otros ‘nada’. Yo la que he visto es la que hay ahora en el partido, la oficial”, dijo.

Así consta en la declaración judicial prestada por el empleado ‘popular’ el pasado 13 de agosto, a la que ha tenido acceso Europa Press. Ortiz comenzó a trabajar en el partido en 1980, ingresó en el departamento de caja en 1996 hasta que en 2008 pasó al departamento de personal y recursos humanos.

El testigo explica al juez que su trabajo consistía en auxiliar en las labores de caja o rellenar recibos y talones en los pagos a proveedores durante la época “en la que se hacía todo a mano”. “Luego ya se informatizó todo y era todo más… menos manual”, agrega.

Eso sí, admite que recibía de su entonces jefe, Luis Molero, el encargo de ingresar en sucursales bancarias sobres normalmente con billetes de 50 o 100 euros, aunque alguna vez podrían ascender a los 200 y hasta 500 euros. “Me daba cinco, por ejemplo, o diez o quince… –en miles de euros– , lo contaba, rellenaba el impreso y esas eran las cantidades que yo manejaba”, relata.

Acto seguido, entregaba los resguardos de las operaciones a su superior, el cajero Luis Molero, y este se los hacía llegar a Bárcenas o Lapuerta, en su caso. Desconoce si hubo ingresos en efectivo que se guardaran en alguna caja fuerte o tuvieran una contabilización paralela.

DESCONOCE LOS LÍMITES DE LAS DONACIONES

Ortiz asegura que “nunca” ha presenciado las visitas de donantes a Génova y añade que jamás ha sabido cuáles eran los límites máximos que fijaba la Ley de Financiación de Partidos Políticos para las donaciones. “No me ha preocupado”, responde al juez.

“Me imagino que estaba todo bien. Y si se hacía es porque estaba todo bien. No creo que me hicieran hacer nada ilegal”, señala el empleado de la formación política, que también desconoce si se fraccionaban los pagos para burlar la ley. “Yo no dividía nada”, remacha.

El testigo también explica que había una cuenta de campañas electorales en la que se ingresaba el dinero en metálico de los donantes, cuyas identidades quedaban registradas.

“El donante quería que se supiese que había dado 50 euros al partido porque era afiliado. Pero siempre eran cantidades pequeñas”, apunta. Ortiz dice que las cantidades más grandes procedían de donantes anónimos aunque desconoce si sus DNIs quedaban registrados.

Noticia original

El préstamo del Rey a la Infanta estableció una devolución de los 1,2 millones en 23 años sin intereses

El préstamo del Rey a la Infanta estableció una devolución de los 1,2 millones en 23 años sin intereses

4 de septiembre de 2013

Rey Juan Carlos

El préstamo por 1,2 millones de euros que el Rey Juan Carlos hizo a la Infanta Cristina en 2004 estableció un periodo de devolución de 23 años, a pagar tras un periodo de carencia de tres años, según consta en la escritura con la que se formalizó el préstamo a nombre exclusivamente de la hija del monarca.

En la escritura, a la que ha tenido acceso Europa Press, el notario da fe de la entrega de 1,2 millones de euros por parte del Rey a su hija para “satisfacer parte del coste de adquisición de la participación indivisa de la vivienda” que la Infanta estaba “procediendo a comprar junto a su esposo”, el Palacete de Pedralbes en Barcelona.

Este préstamo salió a la luz este lunes, después de que un informe de la Agencia Tributaria (AEAT) presentado ante el juez instructor del caso Noos, José Castro, desvelara transferencias bancarias del Rey en favor de los Duques de Palma, para la compra del inmueble, por el que pagaron 5,8 millones de euros.

La escritura –firmada el 23 de diciembre de 2004, tras haber recibido el dinero– señala que el préstamo se entregó a la Infanta Cristina mediante dos transferencias bancarias efectuadas desde “cuentas particulares” del Rey en los meses de julio y septiembre de 2004, por importe, cada una de ellas, de 600.000 euros.

El documento obliga a Doña Cristina como prestataria a “su devolución en los plazos y condiciones establecidos” en la escritura, que estipula que este dinero, sobre el que no se devengarán intereses, deberá ser restituido en un periodo de 23 años.

Para su amortización se estableció un periodo de carencia de tres años, a contar desde el día de la firma, y a partir del cual deberían hacerse pagos anuales, por años vencidos. De ese modo, el primer pago debería hacerse el 23 de diciembre de 2008.

CUOTAS DE 50.000 Y 70.000 EUROS AL AÑO

La escritura estableció para los diez primeros años cuotas de 50.000 euros que se ampliarían a partir de la décimo primera a los 70.000 euros. También recoge que, no obstante, la Infanta podría realizar pagos anticipados, parciales o de la totalidad.

Sin embargo, Doña Cristina no ha cumplido con estos plazos. Según lo estipulado, el 23 de diciembre de 2012 debería haber devuelto ya 250.000 euros, correspondientes a las cinco primeras anualidades y, en cambio, en su declaración por el impuesto de patrimonio en ese año reconoció una deuda por 1,05 millones de euros, de manera que sólo había devuelto 150.000 euros.

La escritura señala que las devoluciones de todas las cantidades que la Infanta debía hacer al Rey, por cualquier concepto, “se realizarán en el domicilio del acreedor”.

El documento finaliza señalando que, previa lectura, tanto el Rey como la Infanta firmaron el texto, del que da fe el notario Joaquín M. Rovira Perea.

Noticia original